Páginas vistas en total

lunes, 7 de marzo de 2011

ABUSOS SORDOS


“En la sala establecida como confesionario de la iglesia de Santa María del Pianto del Instituto Provolo algunos sacerdotes aprovechaban para hacerse masturbar y ser tocados a la vez por niñas sordas (la puerta estaba en esos momentos siempre cerrada)”.

Este es el terrible testimonio de uno de los más de setenta niños que han declarado los abusos que sufrieron en el Instituto Provolo de Verona. El tema no es para tomárselo a broma, ya que a pesar de estas recientes declaraciones que han salido a la luz en la revista italiana L'Espresso, los abusos de este grupo de curas ya han prescrito. Los denunciantes no lo hacen para llevarlos ante la justicia, sino para contar su historia, para denunciarla y sobre todo para que este tipo de delitos no vuelvan a ocurrir, ya que lo que se calla se fomenta.
Hoy por hoy es cada vez más frecuente encontrarnos distintos horrores cometidos por cargos eclesiásticos contra niños, feligreses o sacerdotes jóvenes. En este caso la depravación sobrepasa los límites, ya que los damnificados son niños sordomudos, niños que no ingresan a este instituto para vivir una pesadilla terrible, sino un sueño esperanzador. Sorprendente es sin duda, que estos abusos fueran cometidos impunemente durante treinta años, desde el 1955 hasta el 1984 para ser más exactos. Seguramente a alguna gente le sorprenda aun más que no fuera hasta el año pasado, cuando este grupo de alumnos denunciarán lo que habían vivido durante su estancia en este instituto. Con esta denuncia se han quitado la mayor losa con la que han tenido que vivir durante toda su vida adulta, una losa que no es tan fácil de levantar.

Escalofriantes son muchas de las declaraciones de la gran mayoría de estos exalumnos, muchos de ellos no quieren dar su nombre, algunos otros se sienten avergonzados al relatar su historia. En el momento de sufrir estos abusos, muchos se sentían mal consigo mismos, pensaban que era un castigo a algo que habían hecho, sin poder oír ni contar lo que les sucedía, únicamente lo veían y desgraciadamente lo sentían. Nos hablan de abusos constantes e indiscriminados por parte de hasta 25 curas, que no contentos con ello también se dedicaban a humillar y agredir violentamente a muchos de sus jóvenes pupilos. Parece sorprendente y escalofriante que esto este pasando en la sociedad actual, la cual se dice que esta civilizada, y aún es mayor la indignación ante el hecho de que esto se produzca en el mismo seno de la Iglesia.
.Pero sí, la historia es desgraciadamente real, y la Iglesia busca más ocultar el bulto que solucionarlo, ya que mientras no se sepa no pasa nada. Así podemos comprender como de los 25 curas acusados, siete están trabajando todavía en el instituto. No se crean que el resto han sido expulsados, simplemente se los llevo su señor. Extrañamente solo fue expulsado el único que tuvo algo de valor y decencia cristiana para confesar los terribles pecados que había cometido.
El problema viene de lejos y este es uno de los muchos casos con los que la Iglesia Cristiana tiene que convivir. Como es normal estos escándalos le hacen perder muchos fieles, siendo esto lo único que parece preocupar a los altos cargos eclesiásticos. Hace años ellos argumentaban que estos hechos son terribles pecados que se pueden sanar con el perdón de Dios. Pero no señores, estos son delitos y de los más graves que puede haber. Ahora ante la avalancha de acusaciones han cambiado el discurso, y el actual Papa Benedicto XVI ha pedido perdón por toda esta serie de casos de peredastía y abusos. Pero yo me pregunto: ¿Nos podemos fiar de este hombre? Mi respuesta es rotundamente no, ya que este señor es experto en callar ante abusos de esta clase, como los cerca de 200 que oculto en 1996 referidos a un clérigo estadounidense. Pero eso es otra historia, otra desgracia, otra pesadilla que quedara impune, ya que terriblemente la Iglesia da la sensación de ser realmente sordomuda.

13 comentarios:

  1. Increíble... Hay miles de casos como estos y no se denuncian o se acallan por detrás. Una bendición y el "perdón divino" dado por la mano de un hombre no sirve como penitencia. Gracias por desvelar algo tan crudo que por mucho que lo intenten ocultar saldría a la luz.

    ResponderEliminar
  2. Los curas, la maldita iglesia.No es mas que un signo de opresión, de ocultamiento, de depravación.
    Hasta que no erradiquemos las iglesia, esto seguira ocurriendo por desgracia.
    Abajo con esos chupabotes que no hacen nada más que engañar y robar!

    ResponderEliminar
  3. Odio a la Iglesia Católica. Siempre la he odiado y siempre la odiaré. Y lo siento si con mis palabras ofendo a alguien, pero semejante institución, supuestamente no lucrativa (¡ja!), saca lo peor de mí con su censura, mentiras, exculpaciones y prohibiciones. Necesitan renovarse, pero se obcecan en el anquilosamiento conservadurista, porque les da miedo el cambio, creen que perderán su esencia.

    En mi opinión, su salida es el aperturismo (por ejemplo, algún día, tendrán que admitir a los homosexuales, como hicieron con los negros y judíos), y creo que para ello deberían fijarse en el resto de cristianos, especialmente en los protestantes y anglicanos, notablemente más progresistas y abiertos de mente. Es decir, aún no entiendo por qué los Papas sólo puden ser europeos (de hecho, ni siquiera sé por qué tiene que haber un Papa, con todo lo suntuosos que son y tal, pero bueno, aún puedo entender la necesidad de una guía espiritual suprema), o por qué no hay papisas o sacerdotisas, o simplemente por qué se ha de jurar el voto de castidad. ¿No les va genial a los luteranos? Los pastores tienen mujeres e hijos, ¿y de cuántos sabemos que hayan violado a niños? Los habrá, desde luego, pero JAMÁS he oído una sola noticia sobre ello. ¿Casualidad? Lo dudo.

    El ser humano, y en concreto el hombre, no fue hecho para la abstinencia. Sé de sobra que hay gente que puede vivir muy felizmente para ello, pero cualquier biólogo os puede decir que es una cuestión hormonal básica esa necesidad sexual (y que conste que no hablo del instinto de supervivencia). No lo justifico, ni muchísimo menos, pero no me extraña que acaben haciendo esas cosas, porque no se le puede negar al ser humano la satisfacción sexual, y esto ya no es sólo una opinión personal, porque me respalda un amplísimo sector de científicos del mundo entero.

    ResponderEliminar
  4. Criticar a la Iglesia se ha convertido en el deporte (iba a decir nacional)... en el deporte de este ente moribundo y apestoso que todavía conserva el nombre simbólico de España.
    ¿que existen esos casos? ¿que son reales? Seguramente así sea. Ahora bien, las personas eclesiásticas son PERSONAS. Las personas no son perfectas, si bien es verdad que las ideologías sí. AL igual que el 90 % de los comunistas viven como marajás o que el 70 % de los liberales sueñan con crear el mayor monopolio del mundo; también hay un 1 % de eclesiásticos que cometen actos que atentan contra los principios del Cristianismo. Claro que los hay, son personas, son seres humanos y se equivocan.
    Es posible que la Igleisia no actúe con la contundencia debida, en cuyo caso me muestro totalmente contrario. Pero pederastas hay en cada sector de la economía española y las noticias no son los abusos de pederastia sino que un cura ha cometido tal y cual.
    Decoran mucho el contenido sectáreo de esos medios de comunicación izquierdosos que nos gobiernan y cuyo valor informativo podría equipararse al valor alimenticio de una hamburguesa del Macdonalds.
    Esta casta mediática-política (porque son exáctamente lo mismo), promovida desde todos los sectores para que nos la traguemos hasta en la sopa, con estructura sectárea, con dirigentes malvados, empleados esclavos del Poder y a los que no les importa el libre desarrollo de las personas son los artífices de esta persecución que está sufriendo la Iglesia Católica, manifestada en la profunda y asquerosa falta de respeto hacia las personas que profesamos esa fé, y que nos sentimos ampliamente ofendida.
    Es más, el valor de esta secta filomasónica es tan grande, que con Mahoma y el islam son igual de duros ¿verdad que sí, esclavos de PRISA?
    España no se mantendría si desaparecieran las Hermanitas de la caridad, Cáritas y tantas otras instituciones, formadas por personas voluntarias, cuyo valor moral está muy por encima de estos héroes del Periodismo que se salpican de la ''enorme dificultad'' que tiene criticar a la iglesia en una época en la que es norma estatal. ¿A que no la criticaban cuando existía la Santa Inquisición? Si es que son tan valientes... Igual que Franco, ser antifranquista cuatro décadas después de muerto la verdad que es de un mérito que ni Rambo.
    Y toda esa gente fundamentalista anticlerical, que se dedique a informarse un poco, a leer algo a parte de reírle las gracias al bufón de la Corte del Reino: Wyoming, quien tan humildemente se pone el apelativo de ''El Gran Wyoming''.
    Dicho esto, me parece execrable el cura que comete actos de este tipo, así como cualquier cargo de la Iglesia competente que no lo ponga en la calle inmediatamente. Pero más execrable me parece el tráfico de lavado de cerebros que llevamos padeciendo desde el siglo XVIII.
    Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.

    ResponderEliminar
  5. Buen artículo, me gustan los temas que tratáis en este blog. El caso de los abusos sexuales por parte de curas católicos es especialmente escandaloso, por su magnitud y por sus repulsivas implicaciones.

    Cientos de miles de niños y niñas han sufrido abusos sexuales durante décadas por parte de eclesiásticos, y la Iglesia Católica, en vez de condenarlos, se ha dedicado a tapar sistemáticamente estos casos. Que una institución que "promueve" el amor al más débil haya apoyado durante tanto tiempo a los curas pedófilos es repugnante y deja claro la bajeza moral de las estructuras de poder de esta anticuada y reaccionaria institución. Es verdad que hay muchas personas buenas en la Iglesia, la mayoría, pero la corrupción de sus altos cargos y de sus estructuras de poder es innegable. El peso de la justicia debería caer sobre todos los eclesiásticos pedófilos y los que les han ocultado y protegido durante años.

    Aun así, lo mejor de esta entrada es el comentario de Walia. Parece que hasta te lamentas de que ya no exista la Inquisición y de que no nos puedan quemar en la hoguera a todos los herejes que nos atrevemos a criticar a la Iglesia Católica.

    La labor de los voluntarios de Cáritas es admirable, todo sea dicho. El Gobierno debería dejar de pagar miles de millones al Vaticano y a la Conferencia Episcopal y dárselo directamente a toda esa buena gente. Seguro que sin Ratzinger, Rouco y compañía, la imagen de la Iglesia mejoraba bastante.

    En fin, la religión es el peor invento de la historia de la humanidad. Cada vez está más claro.

    ResponderEliminar
  6. Es absolutamente horrible lo que cuentas en el artículo y son absolutamente culpables, gente como esa no debería existir.
    Pero, para los demás comentarios, ¿os habéis planteado que hay otros miles de casos? Es decir, existen miles de personas depravadas y crueles que se incluyen, por ejemplo, en programas de adopción, argumentando que lo único que quieren en la vida es "la alegría de ser padres", y en realidad su único propósito es llevar a cabo todas esas acciones deplorables que denuncias en tu artículo.
    Si denunciamos todo, denunciamos todo y no sólo contra quien nos interesa.
    También me gustaría decir que no se debe juzgar a un grupo, institución o lo que sea por 4 personas depravadas, ya que la Iglesia (por vocación) no son esos 4 que lo hacen mal, sino los cientos de miles que (dentro o fuera) dan su vida entera por ayudar de verdad a la gente y que renuncian a su bienestar e inlcuso salud por los demás.
    ¿A que si aparece una noticia sobre que un grupo de "Médicos sin Fronteras" se ha aprovechado de su situación allí para robar o violar, o cualquier cosa... no os meterías con "Médicos sin Fronteras", sino con sólo esos animales?
    Creo que el delito lo comete la persona, no la institución; y contra ellas y sólo contra ellas debemos ir.

    ResponderEliminar
  7. Lo peor de todo no es que estos actos hagan perder fieles a la iglesia...lo peor es que NO les hace perder fieles, sino que convierte a sus fieles en ocasiones en cómplices, al hacer oídos sordos y querer convertir en rumores hechos como los que relatas.

    ResponderEliminar
  8. ¡Me encanta el comentario de Walia! Sobre todo me gustan los datos de comunistas y liberales comparados con los de los eclesiásticos. Sin duda habrá realizado un buen estudio que le habrá costado... 1 minuto.
    En fin, bromas aparte, muy buena entrada y análisis de un tema verdaderamente complicado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Marta, si me entero de que un grupo de trabajadores de MSF ha abusado sexualmente de niños y que la organización se ha dedicado a denunciarlo sistemáticamente, sin castigar a esos trabajadores, te aseguro que me metería con MSF. Y más si lo han hecho durante décadas y de forma masiva, como ha hecho la Iglesia Católica.

    ResponderEliminar
  11. Muy polémico tema has elegido Ernesto!! Está claro que las generalizaciones son horribles y en este caso evidentemente no puede decirse ni mucho menos que todos los curas o todas las monjas son iguales. No. Y tampoco consiste en desprestigiar a la Iglesia, que por otra parte se desprestigia ella sola con muchos de sus actos (me refiero ante todo a sus altos representantes). Lo que sí es verdad es que la Iglesia ha protegido durante años y años a los pederastas, a los violadores y ha echado la culpa de todo a las víctimas, cuando debería ser al revés. Además, han ocultado una gran cantidad de casos que conocían perfectamente y han mantenido en sus puestos a pederastas, violadores y auténticos delincuentes, como al líder de las Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, persona muy importante dentro de la Iglesia que violó a menores además de dejar embarazadas a bastante chicas.
    Me gustaría que la Iglesia dejara de proteger a esos seres repugnantes y que se puesiera a trabajar en serio. Creo que la sociedad se lo merece y, sobre todo, las víctimas.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por los apoyos y también por las críticas, que al fin y al cabo lo que hacen es crear el debate. Respecto al comentario de Fernando( Waila) no tengo mucho que decir, ya que se sale del tema, se va por las ramas y empieza a hablar de Wyomings, PRISA e Inquisiciones.No el tema no es ese, mi crítica a la Iglesia no es una " caza de brujas", es el hecho de que ésta ha estado protegiendo e incubriendo este tipo de acciones durante demasiado tiempo, ha perdido credibilidad. Para recuperarla necesita una respuesta fuerte condenando de manera rotunda y unánime los abusos.
    En cuanto a lo que comenta Marta sobre los otros casos, creo que Guillermo ha contestado muy bien, ya que en el supuesto caso de que pase esta claro que va a ser denunciable ,e igual o más grave que los casos comentados aquí.No se puede obviar el problema diciendo que como es la Iglesia la que comete los abusos, se trata de una persecución constante que obvia los demas casos.
    De todas formas comprendo que hay gente que no le haya gustado, ya que se puede dejar llevar más por sus creencias que por un anális racional de los hechos. Aún así muchas gracias nuevamente.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, ya veo que este artículo ha generado polémica. Pero ya sabe, que lo mejor es no hablar de religión ni de política...

    Por cierto, no hay que pensar que sólo la Iglesia Católica tiene entre sus filas a ciertas manzanas prohibidas. Aquí os dejo una noticia de un pastor protestante que se lo pasó pipa abusando de menores gays de su parroquia "con fines curativos".

    http://noticias.universogay.com/sacerdote-abusa-sexualmente-de-menores-gays__23032011.html

    ResponderEliminar