Páginas vistas en total

martes, 8 de marzo de 2011

Papi, papi chulo, papi, papi, ven a mí, ven a mí…


``No te puedes imaginar lo que pasa allí, es una casa de putas ´´ (Frase de una prostituta que acudía a las famosas fiestas bunga bunga dadas por Berlusconi, en las que se contrataba a jóvenes prostitutas para participar, supuestamente, en orgías).

Italia es tierra de cultura, arte, elegancia, amor y, lamentablemente, hoy en día tierra de burdeles, escándalos y braguetas presidenciales. Este gran país ocupa diariamente páginas y páginas de todos los periódicos internacionales, algo que no es debido precisamente a sus monumentos, su gastronomía, sus tradiciones o su desarrollo. No. Italia se ha visto monopolizada por su primer ministro, su eminencia Silvio Berlusconi, más conocido en los ambientes nocturnos y sexuales con el sobrenombre de Papi, y sus múltiples escándalos, ya sean de tipo económico, político, judicial o sexual. Éstos últimos son los que en los últimos tiempos están recorriendo las rotativas de medio planeta y las televisiones del otro medio.

Este apuesto joven de solo 74 años cuenta en su historial con numerosas conquistas conseguidas gracias a su colosal cartera, que le permite ser la persona más rica de toda Italia. Sin embargo, en esta entrada del blog voy a ceñirme a una chica concreta, ya que si hablara de todas las jóvenes que han pasado por su vida y por su cama tendría que escribir una enciclopedia entera (llamada algo así como Mi bragueta y yo: historias de mi sexo). La elegida en esta ocasión es la última que ha saltado a la palestra, la joven marroquí Ruby, menor de edad en la época en la que supuestamente mantuvo relaciones sexuales con el dicharachero Berlusconi.
Al parecer, durante más de un año Ruby visitó frecuentemente la residencia del primer ministro en Arcore, cerca de Milán, donde acudía acompañada de otras chicas para participar en grandes fiestas sexuales organizadas por Berlusconi y algunos de sus más estrechos colaboradores. La joven declaró en un primer momento a la fiscalía que, a cambio de estos encuentros sexuales, el primer ministro italiano le regalaba lujosos obsequios, ya fueran relojes, joyas o dinero en metálico. Además, Ruby dio detalles de las bacanales en las que participaba en la mansión del hombre más poderoso de Italia. En estas fiestas cada una de las chicas cobraba más de 4000 euros por mantener relaciones sexuales con Berlusconi y participar en sus reuniones de amigos, como ha calificado el primer ministro a sus peculiares juergas, conocidas por los habitantes de medio planeta, ya que no son las primeras (no viene mal recordar Villa Certosa, esa colorida finca de la isla de Cerdeña donde estalló el escándalo de la prostitución berlusconiana al salir publicadas en El País algunas fotografías subidas de tono protagonizadas por las velinas o prostitutas y por algunos amigos de Berlusconi, como ciertos empresarios de las telecomunicaciones o el ex primer ministro checo Mirek Topolanek).

Italia lleva muchos meses estremeciéndose cada vez que estalla un nuevo escándalo de sello berlusconiano. El caso Ruby es el más grave conocido hasta ahora, ya que cuando sucedieron los hechos la joven era menor de edad y presuntamente Berlusconi era conocedor de ese dato. Además, el primer ministro intermedió ante la policía para que liberaran a Ruby cuando ésta fue detenida por robar 3000 euros y un collar. La excusa de Berlusconi fue que esta menor era sobrina de Mubarak, presidente egipcio recientemente derrocado, algo incierto. Por todos estos motivos, el primer ministro italiano está imputado por prostitución de menores y abuso de poder, motivos por los que será juzgado a principios de abril.

No obstante, nada de esto es suficiente. Mientras una gran parte de los italianos clama por el fin de la era de los abusos de Berlusconi y por una necesaria regeneración democrática, otros continúan obnubilados por las épicas hazañas del superabuelo, a quien consideran un modelo a seguir, a pesar de las continuas ilegalidades que comete y de haber convertido a ese gran estado europeo en una burdelocracia encargada de desprestigiar a las mujeres y compararlas con un simple pañuelo desechable. Pero tú no te preocupes, Papi, si algún día dejas el poder (algún día…) tienes un hueco en España, donde tus correligionarios de la Cofradía de calzones bajados por jovencitas, como el ínclito Sánchez Dragó y sus zorritas japonesas o Sostres y sus vaginas con olor a ácido úrico, te harán un hueco en sus vidas, en sus corazones y en el coche que les lleva a los mejores prostíbulos de Madrid. Eso sí, pagarás tú, que para algo eres el más rico de Italia.

8 comentarios:

  1. Me gusta mucho como has tratado el tema de Berlusconi. Dices una cosa muy interesante sobre la " eterna juventud" de este personaje, y es que realmente él se cree joven a pesar de ser un abuelo como dices. Eso denota que no es una persona muy cuerda, ya que tiene un concepto de si mismo totalmente distorsionado. Además hay otra cosa que dices muy peculiar y que nos sorprende a muchos, referida al hecho de que a pesar de los múltiples escándalos del 1º ministro italiano, mucha gente considera hazañas dignas de admirar, consintiendole todo lo que hace y votandole que es peor. Sin duda Berlusconi es quién mejor refleja el escándalo, es el ente de este blog.

    ResponderEliminar
  2. Ole y ole, Rubén. ¡El final me ha dejado sin habla!

    ResponderEliminar
  3. Jope Rubén,vaya final... es te ve afectado por la causa... curiosamente una de las cosas que más me ha llamado la atención es que Ruby fuera arrestada por... ¿robar? ¿No tenía suficiente con lo que le proporcionaba Berlusconi?
    En fin, yo la sentencia la tengo clara: encerrarle de por vida y tirar la llave al mar :)

    ResponderEliminar
  4. Juraría que había dejado ayer un comentario, estoy como una regadera...Creo que el principal problema de este señoritingo es que, como en España, aquel hombre que se acuesta con más mujeres es visto con mejores ojos por la sociedad, además de que sigue siendo votado por una gran cantidad de italianos. No sabía que el ex-primer ministro checo había estado, y no me sonaría extraño que nuestro glorioso ex-presidente, Aznar, también estuviera inmerso en este percal

    ResponderEliminar
  5. Hace unos días estuve con unos amigos italianos tomando algo por el centro y, como no, salió la política al estrado.
    Comenzamos hablando de la política española, de la cual, sorprendiéndome, saben bastante. Y al pasar a la italiana, simplemente dijeron algo así como "eso no existe" "mientras que la gente siga admirando a Berlusconi, votándole,... nada tendremos que hacer!
    Como en España, la juventud italiana no confía ya en la clase política, y ve necesario un cambio de sistema.
    Buen artículo.

    ResponderEliminar
  6. Sistemas podridos en los que el objetivo declarado es la preocupación por la ciudadanía y el no declarado sus jodidos intereses y despiste de nuestra mente. Creo que la mayoría de la política esta corrompida, y que Berlusconi es uno más de los que se salta las reglas... lo que ocurre es que aún tiene más jeta y no se corta un pelo. Me parece increíble que siendo presidente muestre ejemplos tan "admirables" como acostarse con una menor o mentir a las autoridades por ésta... madre mía!

    ResponderEliminar
  7. Me parece una muy buena entrada, me encanta... Desde mi punto de vista este hombre es una persona que ama el escandalo, que no le gusta ser político porque si realmente le gustara no haría cosas de stas... Creo que si le das un puesto en Sálvame sería más feliz...
    Yo como italiana (con nacionalidad) digo que es una verguenzza que esté gobernando él...

    ResponderEliminar
  8. Yo le preguntaba a un amigo italiano por Berlusconi y él tampoco lo entendía, pero debe de ser que la mayoría lo prefiere por aquello de "más vale malo conocido que bueno por conocer".

    ResponderEliminar