Páginas vistas en total

lunes, 7 de marzo de 2011

La Pepera





El Foro Español de la Familia es una asociación fundada en 1999 que asegura representar a más de 4 millones de familias en nuestro país. Presidida por Benigno Blanco y apoyada por la Conferencia Episcopal fija sus objetivos en proponer y difundir medidas de política familiar, defender el matrimonio tradicional, defender el derecho de los padres a educar a sus hijos, conseguir mayores ayudas para las familias españolas independientemente de su nivel económico y, ante todo, defender el Derecho a la vida. En su página web podemos leer artículos como “Los adolescentes gays cuadriplican el suicidio de los heterosexuales”, “Vivir juntos sin casarse: los hombres lo ven como sexo sin compromiso, dice un estudio” o “Se reconoce la objeción a la píldora del día después”.

Formando parte de esta asociación encontramos al concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Palma de Mallorca, Javier Rodrigo de Santos. Casado y padre de tres niñas pequeñas acude a misa a diario y se dedica con una gran profesionalidad a su trabajo. En el año 2004 dirigió el cierre de un club de alterne y en 2005 cedió seis solares, valorados en más de cuatro millones de euros, de forma gratuita al Obispado. Acompañaba sus actos con sus palabras al afirmar “Representamos una ideología y compartimos muchos de los valores cristianos” y “La Iglesia ha de tener una atención especial que la propia Constitución española le otorga”.

Su valor como político y como persona crece aún más al saber que cada noche vuelve al trabajo para vigilar las obras sin que se le reconozca. Pero puede echarnos un poco hacia atrás descubrir que, como otras miles de personas, utilizan la escusa de las horas extras para esconder algo. En su caso, un escándalo mayor que una infidelidad, unas copas con los amigos o un problema de drogas… Mucho mayor porque lo lleva todo junto y más allá. Adicto a la cocaína frecuenta unas tres veces por semana distintos locales de alterne para homosexuales, llegando a contratar cuatro servicios diferentes por noche y gastando una cantidad de entre 70 y 1.400 euros.

Entre el año 2003 y el 2007 llegó a gastar en estas escapadas ociosas hasta 50.000 euros, que sacaba de los Fondos Públicos del Ayuntamiento. Pero si esto puede habernos hecho dudar de la imagen de católico practicante perfecta del edil, la acusación que le llegaría en 2009 por abusos sexuales a dos menores de edad y al hermano de estos de 18 años parece actuar como detonante para el despeje de todas nuestras dudas. En 2010 su sentencia fue rebajada de 13 años y medio a cinco por el Tribunal Supremo, el Partido Popular le abrió expediente y él mismo concejal se dio de baja.

Durante el juicio, de Santos declaró a la fiscalía “No fui yo, fue la droga”. Pero si me paro a pensarlo me doy cuenta de que esta escusa se parece mucho a esa de “No eres tu, soy yo”… dejándome ver que este caso es un claro ejemplo de unhombrequenoamabaalasmujeres.

5 comentarios:

  1. Genial, me ha encantado. Otro caso más de la hipocresía que tanto odio. Haría la vida imposible a más de uno por no pensar de una forma "correcta, como dios manda" y acabó hundiendose es su propia mierda. Perdón por ser tan específica, pero lo de este hombre es el caso de otros muchos que no se hartan de intentar llevarnos por el buen redil, cuando los únicos descarriados son ellos.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho el artícilo. Podemos ver el contraste entre la imágen que se nos da de este tipo de personajes, y la que es real, la que se oculta y que desgraciadamente como dice Luz es solamente hipocresia. Me ha gustado mucha la frase final, enseñando la esencia de este blog.

    ResponderEliminar
  3. A mi me parece muy bien (entendámonos, que no me causa un trauma) que sea homosexual, se drogue y pague por sexo, siempre y cuando lo haga con su dinero, claro. Cuando ya empieza a meter mano donde no debe... por lo demás, es un país libre, puedes ser hipócrita, santo o gilipollas, pero robar está mal.

    ResponderEliminar
  4. Menudo sinvergüenza. Roba y encima parece ser que mantuvo relaciones sexuales con menores. Por no hablar de su hipocresía que, aunque no sea delito, es digna de hacer una reflexión importante sobre el asunto. ¿Por qué este hombre no asumía su condición sexual? ¿Por qué ese doble discurso? Todo esto la verdad es que me produce una gran lástima.

    ResponderEliminar
  5. Claro Marta, no se le critica por acudir a bares gays, sino por llevar una doble vida de católico perfecto y luego ser todo lo contrario. Y desde luego lo de pagarse sus caprichos y adicciones con dinero público, pues lo peor. Que se lo pague él. Somos un país libre y cada uno puede hacer lo que quiera con su vida, siempre y cuando no invadamos los derechos de los demás.

    ResponderEliminar